Cuando estamos en un proceso de transformación personal, cuando las cosas que suceden a nuestro alrededor, no son como las esperamos y cuando de alguna manera, el consciente colectivo es tan fuerte que nos vemos arrastrados por su impulso y sentimos que dejamos de ser nosotros mismos, es necesario parar, reorientar el timón, ver que es lo que está pasando y mirar hacia el interior. Conectar con el ritmo de nuestro corazón, mente y espíritu es fundamental para recordar quienes somos.

A ello nos ayuda  LA GEOMETRÍA SAGRADA

En general la GEOMETRÍA SAGRADA proviene de las enseñanzas de  diversas culturas antiguas (Shan de La, Mayas, Egipcias…) que han tenido como objetivo el crecimiento y el desarrollo del ser humano.

La GEOMETRÍA SAGRADA de los Maestros de Shan De La,  que he aprendido a través de las enseñanzas de Jaime Delgado Orea son conocimientos dirigidos principalmente al despertar de la conciencia y a la obtención de una óptima salud a nivel físico, mental y espiritual a través de procesos energéticos.

Tiene sus bases en el origen de la energía del Universo y del movimiento e interacción del mismo.

 LA GEOMETRÍA SAGRADA es un proceso de conexión energética con el Universo, a través del cual se equilibra y fortalece el cuerpo y el espíritu del hombre por medio de diseños geométricos, vibraciones, cantos, mudras.

Todo es geometría y nuestro cuerpo también;  las células, los átomos, las moléculas, hasta el agua que compone nuestro organismo es pura geometría. Por eso el activar nuestros patrones geométricos, nos ayuda a aumentar la vibración generando los siguientes beneficios:

  • Relaja, tranquiliza, equilibra y armoniza, ayudando a despertar nuestra propia  capacidad de sanar
  • Elimina o disminuye en un porcentaje importante el dolor, angustia, desesperación que produce cualquier enfermedad u operación.
  • Reduce notablemente cualquier manifestación de estrés y sus consecuencias fisiológicas.
  • Incrementa el rendimiento mental, concentración, relajación, memoria, creatividad y  pensamiento lógico-analítico.
  • Excelente para personas con problemas de depresión, ansiedad, cansancio recurrente, sin energía para moverse, cambiar o tomar decisiones.
  • Rompe actitudes de pasividad y miedo al cambio e incrementa la capacidad de acción.

Se llama Sagrada, porque entra en resonancia con patrones relacionados con la creación,  trabajando desde lo sutil y desde la conexión con otros planos, donde los conceptos desaparecen (hemisferio izquierdo) y se da lugar al mundo de lo abstracto y el sentir (hemisferio derecho). Se entra en un estado de gratitud, bendición, conexión,  todo es belleza y sólo hay patrones perfectos que son los que rigen los ritmos internos.

Lo que busca esta enseñanza es despertar, recordar, hacer presente la sabiduría natural que tienen todos los seres humanos, y convertirnos en sabios. Esta sabiduría esta inmersa en cada parte de tu ser y en cada parte del universo. La sabiduría es la capacidad de ser auténticamente felices, vivir en paz, sentirse realizado y estar en armonía con todo lo que nos rodea en un estado de salud y consciencia.

Según estas enseñanzas, hay 4 pilares básicos, para que los resultados que deseamos obtener en nuestra sanación y crecimiento, sean realmente efectivos, además de las iniciaciones que se reciben:

  1. Las técnicas y los conocimientos.
  2. La fuerza energética y mental que cada persona desarrolla
  3. Las conexiones con seres espirituales.
  4. Objetos de poder con piedras preciosas y semipreciosa.Las Técnicas:

 

1.Las Técnicas:

Las técnicas nos ayudan a adquirir conocimientos, nos dan pautas. El siguiente paso es practicarlas y comprobar sus resultados.

La mayoría están destinadas a generar energía y vacío mental, desarrollar  capacidades mentales no convencionales, y capacidades especificas de sanación.

Muestro dos técnicas básicas:

La meditación hace que entremos en resonancia con nuestra consciencia superior,  relaja el cuerpo, induce  la mente a estados de vacío, donde los pensamientos ordinarios desaparecen y puede manifestarse la intuición

Un “ejercicio” sencillo para empezar, es buscar un lugar cómodo y estar en una postura relajada, sentado en una silla o en un cojín, con los ojos ligeramente entreabiertos mirando un punto fijo al frente, se hacen varias respiraciones profundas y marcando un tiempo concreto, simplemente se empiezan a enumerar los pensamientos que vayan apareciendo, en estado de máxima alerta. Podemos empezar por 3 minutos, aumentando el tiempo cada día progresivamente. Observaremos que con el transcurso de la práctica diaria, los pensamientos paulatinamente irán disminuyendo.

Visualización mental  “ejercicio”.

De pie o sentado en una silla, con la mente, vas a visualizar un transmutador (foto) que te envuelve. El transmutador es una figura geométrica compuesta por dos pirámides en sus extremos unidas a un rectángulo central. Visualizas en luz sus aristas y paredes y mientras, lo vas creando con la mente, cantas el Mantra OMM 3 veces. Primer OMM para crearlo, segundo para darle luz y forma y tercero para ponerlo a girar muy rápido en sentido contrario a las agujas del reloj. La duración del ejercicio, lo que cada persona considere. El transmutador crea un campo de protección, limpia energías densas de emociones negativas alojadas en nuestros tejidos y órganos, da equilibrio, eje y estabiliza los pensamientos y  emociones.

2.Fuerza energética y mental

Las personas solemos tener fugas energéticas, debido a la falta de consciencia, al manejo inadecuado de nuestras emociones, a la dispersión excesiva, falta de ejercicio y un largo etc.

El resultado es la falta de energía, de poder interior y que estemos desconectados de nuestro ser.

¿Y cómo lograr esta fuerza energética y mental? Estando cada vez más tiempo en el momento presente, en la respiración, por eso diferentes disciplinas nos pueden ayudar a entrar en ese estado, recargando y fortaleciendo todo nuestro ser.

Desde la Geometría Sagrada que practico, trabajamos con 8 sistemas de chikung, especialmente terapéuticos dirigidos a obtener energía, fuerza, sanación y limpieza de sangre, y también con una serie de meditaciones que se relacionan con los siete ritmos de la vida: corazón, mente, espíritu, sangre, tierra, sol y luna.

Un buen objetivo es practicar a  diario, el tiempo que puedas y que cada día tu práctica, sea más natural, fluida, simple y relajada, soltando emociones, rigideces, pensamientos, juicios. Todo aquello que hace que no seas  realmente Tú.

3.Conexiones con otros planos

Existen muchas dimensiones en el universo, y en cada dimensión existen miles de seres diferentes, en la medida que una persona va desarrollando las capacidades naturales de la mente, se va sensibilizando también más en ese tipo de percepción y aprende a comunicarse con ellos, a través de mantras o mudras.

Simplemente decir, que en cualquier momento podemos pedir su ayuda, invocarles y dar permiso a que actúen con nosotros. Estamos sostenidos y sus vibraciones potencian el efecto de lo que queramos trabajar o realizar.

4.Objetos de poder

En la antigüedad los objetos de poder eran parte de la cultura de los reyes, magos, sumos sacerdotes, chamanes y otros grupos. Su poder y misión específica,  dependía entre otros factores, de la combinación de materiales y piedra preciosas usados, del poder de quien los hacía, y del momento astrológico en el cuál se elaboraban.

Aun quedan personas capaces de desentrañar algunas de estas enseñanzas y ponernos en contacto con  estos conocimientos mágicos ancestrales.

Los objetos de poder que se puedan usar, potencializan los resultados y son un complemento a recurrir, según lo sintamos.

Iniciaciones.

Antiguamente las iniciaciones se ganaban tras muchos años, trabajo, esfuerzo y se dependía de los resultados obtenidos; ahora, según los propios maestros, llegó el momento de abrir el conocimiento para todos, para que las personas se responsabilicen del manejo de su propio poder.

¿Qué es una iniciación? Una iniciación es el momento más sagrado entre un alumno y su maestro.  “Es cuando se le otorga un poder sobre el mundo mágico,  energético o espiritual, a una persona”.  Otros maestros la definen como “el contacto sublime con el rostro de Dios” o también como “el reencuentro con tu espíritu”. Una iniciación, es hacer resonar con tu propio maestro interior.

 

Shi Haa Ni

“Entraremos juntos en el camino de la luz”